Camino a la formalización

  • Problemática que busca atender

    En los últimos años desde el GCBA y fundaciones, Voluntariados, ONG han trabajado en pos de revalorizar el rol de los trabajadores cartoneros y de la importante función que desarrollan, con el objetivo de que su trabajo sea reconocido y esto se materialice cada vez más en mejores condiciones de trabajo y un menor grado de informalidad y precariedad. Sin dudas se ha avanzado mucho en ese sentido. Hoy las cooperativas que han ganado la licitación de zonas asignadas de la CABA para prestar un Servicio de Recolección Diferenciada cuentan con camiones, buses, camionetas, uniformes, material de protección, incentivos económicos mensuales, obra social y ART; las cooperativas se han fortalecido y madurado, han logrado tener una voz mucho más importante en espacios gubernamentales, en medios de comunicación y en organizaciones del 3er sector; varias de ellas están en camino firme hacia la venta colectiva; han forjado lazos con la industria del reciclado y redes de solidaridad entre los asociados y con otras asociaciones. Con todo esto han mejorado las condiciones de trabajo de sus asociados y por ende sus condiciones de vida. Sin embargo, estas mejoras solo llegan a una parte de la población que se dedica a la recuperación de RSU Secos en la CABA. Frente a la falta de estudios por parte del Gobierno de la Ciudad para conocer la cantidad de cartoneros que trabajan diariamente y aún no están asociados a ninguna cooperativa. Sumado a la desidia de haber cerrado el RUR para los Recuperadores Urbanos Independientes (medida que va en contra de la Ley 992 del año 2002) desde el 2008 y no reabrirlo hasta hoy para darle la oportunidad a un número, hasta hoy desconocido, de individuos que realizan la misma actividad de recuperación sin la posibilidad de acceder a los mismos beneficios materiales, económicos y simbólicos que aquellos que están asociados a cooperativas. Y frente a la dificultad de las cooperativas para dar cuenta de este fenómeno por si solas a causa de no contar con los recursos humanos para poder diagramar un programa de asociativismo, un relevamiento de los potenciales socios o una campaña de comunicación para ese fin, y no teniendo apoyo desde el gobierno para ello, se presenta un dilema. Los pliegos de licitación que cada cooperativa ha ganado les presentan objetivos que muchas de ellas no pueden cumplir por falta de asociados. Un caso testigo es el de la Cooperativa Cartonera del Sur, la cual tiene asignada por Zona 5 del pliego de secos que representa

  • Objetivo del Proyecto

    Fortalecer a las cooperativas de Recuperadores Urbanos brindándole herramientas para que cumplan el plan de trabajo anual, en el marco del pliego de Recolección Diferenciada de RSU Secos.

  • Zona de influencia

    Urbano

  • Cantidad de docentes

    2

  • Cantidad de alumnos

    21

  • Cantidad de organizaciones participantes

    2

Teléfono: (011)67180486

Mail: constanzalupi@gmail.com




Volver atrás